miércoles, 14 de enero de 2009

Esencia.


El futuro dijo presente de forma abrupta y tiró por el inodoro el castillo de naipes
Lo había forjado con mucha paciencia, naturalidad, entrega y cuidado
Y así como un soplido, todo se derrumbo.
El mal trago, dejo que viera mi vaso medio vacío, y con el la primavera de mis lagrimas empezaron a brotar de mis ojos.
Descargué todo, sentimiento acumulado, como volcán esperando erupción. Completamente necesario.

Así fue que renací. Sin darle demasiada pelota al futuro y viviendo el presente.
Con lo que toque. Poniéndole huevo si la situación es una mierda.
Tomando un fondo blanco. Y rescatando la mitad llena de mi mismo vaso, el interior.
Vos sos siempre primavera. Sos pulmón verde. Fuerza y coraje.

Vos sos lo que sos. Sos un castillo que ningún futuro tirará ningún lado. Tus naipes son tus ases en la manga. Tu paciencia, naturalidad, entrega y cuidado, son como tus lágrimas, tus gritos, insultos, y revires. Son tu esencia. Sos primavera y volcán. Sos amor y paz, loco. Sos inmensa.

Y el futuro que dijo presente, que se vaya a la reputisa madre que lo parió. El presente es el presente. Y el futuro, nadie sabe un carajo del futuro.

1 comentario:

OsiRiS dijo...

amo leer lo q escribis...
es una costumbre q no pierdo nunca...
besotes